COCHES

Si hay una época que me gusta en los coches, es la de los deportivos japoneses de los 90. Todas las marcas tenían al menos dos modelos que pasarán a la historia por su calidad y estética.

MR2-MKII

El Toyota MR-2 MKII del 93, con solo 156 caballos y una imagen de pequeño Ferrari acaparaba las miradas. Muy bien hecho y con las características que debe tener un deportivo: Bajito, recortado, nervioso y ruidoso. Porque la  velocidad es relativa, puedes ir en una berlina de lujo a 200  teniendo una sensación (falsa) de seguridad, o ir a 90 descapotado a pocos cm. del suelo y tener la sensación de ir mucho más deprisa. Esto es lo bueno, sentir la velocidad yendo despacio y a esto ayuda el ruido, la altura al suelo y que tengas que estar continuamente pendiente del volante.

Ya no se hacen coches así. Son más seguros, ahorradores, cómodos pero les falta feeling y personalidad.

s4300201

Anuncios